h1

El crepúsculo

abril 18, 2008

Adoro amanecer contigo. Nada mejor que escuchar los buenos días en la brisa de tu boca.

Me encanta acariciar tu mejilla, ya esté maquillada de blanco, de verde o de color primavera.

Permíteme que te eche un vistazo. Esa combinación no te sienta nada mal. Está claro que el azul es tu color preferido.

Con esos tacones, resultas incluso más esbelta.

Creo que ya es hora de que te lo confiese. Me he enamorado de ti.

No pude evitarlo. Aquella noche descubrí que detrás de tu difuminado perfil, se escondía una belleza admirable. Te pregunté si bailabas y tú respondiste: “Con mucho gusto”.

Además, sé que no me quitaste el ojo de encima en toda la velada…

Empezamos a conocernos. Conversar contigo me fascinaba. Cada palabra que pronunciaban tus labios me resultaba majestuosa.

Siempre conseguías arrancarme una sana sonrisa con tu inigualable sentido del humor.

Otro rasgo de tu personalidad que me impresionaba era tu madurez. Contigo aprendí a despreocuparme de los pequeños contratiempos.

Tu bagaje intelectual me sorprendió gratamente. Siempre proponías planes culturales interesantes.

En ocasiones me desconcertabas con tus impresiones, tan diferentes a las mías. Sin embargo, las respeté y aprendí mucho de ellas.

Recuerdo con gran cariño aquellos paseos. No importaba dónde. Cualquier rincón era nuevo, caminando contigo a mi vera.

Si estaba desorientado, siempre me mostrabas tu cara más alegre y me sorprendías con alguna brillante ocurrencia.

Me sentía vivo, sobre todo cuando te dormías en mi hombro y luego te estrechaba entre mis brazos.

Sólo me importaba seguir conociéndote. Resultaba tan reconfortante y positivo tenerte cerca… Estaba enganchado a ti. Eras como un libro de aventuras que no puedes dejar de leer.

Estando contigo, mi mundo se paralizaba. Mi único objetivo era disfrutarte, porque nunca supe si me abandonarías para escaparte a una isla desierta.

No sabría decirte en qué momento quedé prendado de ti. Siempre estuviste radiante durante el día…

y sin que cambiara la expresión de tu rostro, continuabas deslumbrándome durante la noche.

No solo eso. Tenías una vitalidad arrolladora. Me despertaste de una pesadilla y conseguiste que pudiera seguir soñando.

Soñando sobre ilusiones, nuevos horizontes y viajes a la luna.

Ahora es demasiado tarde. Mi barco está a punto de zarpar.

No te preocupes por mí. Yo seguiré mirando el crepúsculo y recordando tu sonrisa, con mucho gusto.

Anuncios

9 comentarios

  1. Joé que poeta, si hubiera un concurso “amemos chicago” deberías presentar este post. A nosotros nos transmitiste esa admiración por esta gran ciudad


  2. Muchas gracias por tu diario abierto que tanto hemos disfrutado. Ahora… A buscar otro puerto.
    Enjoy.


  3. “-In my world when one runs, one changes from one place to another-
    explains Alice, to which the queen exclaims:
    -¡Your country is very slow!
    Here, as you see,
    one has to run as fast as possible
    to remain in the same place”

    Alice Through the Looking Glass
    Lewis Carroll

    Muchas gracias por haber compartido tus experiencias con nosotros, como siempre, es un placer leerte.
    Creo que le has ganado la carrera, o al menos, habeis llegado en la misma posición.

    Así qeu como siempre, toca meter en la maleta todos los buenos recuerdos y partir, sin mirar atras.

    Y como siempre, no podrás mirar atrás durante algún tiempo, pero después, cada vez que mires, será para sonreir.

    Take care


  4. Dicen que los marineros dejan un amor en cada puerto…Seguro que hay una neva ciudad que palpita por ti en algún lugar del mundo. La vieja Chicago quedará a lo lejos, gigante de cartón, viéndote partir y recordando cada minuto pasado contigo.
    Y aquí estaremos los demás, cuidándola y vigilando que no desaparezca con el viento. Aguantando sus lágrimas y sus cambios de humor. Odiándola, aborreciéndola y amándola, a pesar de todo. Subidos en el tren de la historia, recordando cada minuto…
    Ha sido un placer compartir este viaje contigo.


  5. Qué palabras tan bonitas! Olé! Me has dejado atontada!!!!! Cuándo te vuelves????? Ánimo, siempre hay tiempo de volver y recordar tus viejos momentos! La vida en Granada te espera con los brazos abiertos!!!
    Un besote


  6. Genio


  7. Joooo… Fran!!!

    Me he puesto super triste!!! Como tu dices es una etapa más, y ahora viene otra, nueva gente, ver a tus amigos otra vez y volver a compartir fiestas y cafés con ellos… siempre es triste dejar algo xo chicago siempre estará allí… y sabes qué? aquí hay una persona (osea yo) que siempre estará dispuesta a acompañarte para decirle Hola de vez en cuando.

    Un beso de caramelito para mi pineapple sauce.


  8. Me han dado ganas de llorar y todo!! Gracias por permitirnos disfrutar contigo de la ciudad.

    Besos!


  9. Rafa, gracias.

    Suli, ¿Coincidirá el país de nuestros puertos? 🙂

    Lady T, cuánta verdad en tus palabras… Y lo sé porque sonrío cada vez que nos recuerdo con una snake bite en la mano 😀

    Candy, lo mismo digo. Al tren de la historia todavía le falta mucho recorrido, pero… ¿ahora quién te llamará Candy?

    Patricia, la próxima semana ya me tendréis dando guerra por territorios granadinos. Espero que podáis soportarme. Un besote 🙂

    Raquel, genia.

    Gina… Gracias por haber aderezado a esta pineapple sauce. La endulzaste y convertiste en la más deliciosa de todas. Nos vemos pronto, caramelito.

    ¡Leire! Gracias a vosotros por querer conocerla. Besos!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: