h1

¿Cuál es, para ti, el sentido de la vida?

marzo 31, 2008

Recibo de Tutty este meme, que paso a responder:

Inspirado por estas épocas tan espirituales, me gustaría lanzar un meme de claro fondo trascendental. Consiste en preguntarse interiormente y después responder en menos de doscientas palabras a la pregunta filosófica por antonomasia: ¿Cuál es, para ti, el sentido de la vida?

Si la vida tiene algún sentido trascendental, es imposible conocerlo; por la sencilla razón de que todavía no somos capaces de responder objetivamente las cuestiones sobre la existencia de Dios. Si atendemos a las evidencias científicas que justifican nuestra presencia en la Tierra, podríamos inferir que el sentido de la vida es básicamente la supervivencia.

En cualquier caso, el punto de vista para abordar la pregunta tendrá que ser subjetivo. En mi opinión, la vida en sí no tiene ningún sentido particular. Como esta ausencia de significado nos decepciona, cada cual afronta este gran vacío como puede. Intentamos cubrirlo con nuestros objetivos, fantasías e ilusiones. Podríamos afirmar que el sentido de la vida consiste en superar el trauma de que no hay sentido de la vida. Cualquier recurso es válido si nos ayuda a olvidarlo.


Llegados a este punto, podría recurrir a salidas rápidas y tópicas como parafrasear a Lennon o copiar citas de pelis de Robin Williams… En el fondo creo que todo se reduce a vivir el día a día, con el consuelo tranquilizador de que estamos disfrutando todo lo que la vida nos ofrece; porque a nadie le gusta girar la cabeza y ver el vacío…

199 palabras. Justo… Le paso este meme a todos los blogueros amigos e invito a los que les resulte interesante a que respondan en los comentarios.

h1

Go fly a kite

marzo 24, 2008

Lo bueno de llevar la cámara en el bolsillo del abrigo es que cuando te encuentras algun cartel con un texto gracioso, siempre puedes fotografiarlo. De hecho puedes encontrarlo en cualquier sitio:

En una tienda de chorradas en Hollywood. Una camiseta sobre religiones del mundo. Genial.

En una tienda de souvenirs, en New York. Otra camiseta con la que aprenderemos un poco más de vocabulario…

En los servicios de mi pub irlandés favorito. Un cuadro con algunas citas desternillantes. (Pinchad y haced zoom para leer mejor)

En la tienda de postales de River Forest. Felicitaciones con monigotes. Me encanta este tipo de humor.

Paseando por el barrio polaco. Lorraine’s Dinner. Un restaurante donde encontrarás ‘bitchy waitresses’. (bitchy se traduciría como malhumoradas aquí).

Paseando por Chinatown. Un cartel con ‘Go fly a kite’ y Franklin. La gracia está en que esa expresión es la equivalente a nuestro ‘vete a freír espárragos’.

En una tienda del mismo barrio. Tazas con consejos para mejorar tu salud.

En el autobús de nuestra línea diaria, a través de la calle Harlem. La nueva telenovela que ningún estadounidense querrá perderse.

En el periódico ‘The Onion’. Una tira sobre el iphone que me hizo gracia. (Más tiras de Wondermark en su página web).

Moraleja: If shit happens, tell it to fly a kite!

h1

¡Hola, Mike!

marzo 18, 2008

– ¡Hola, Mike! ¿Todavía no has estado en los mega stores ‘Bed, Bath & Beyond’ y ‘Linens ‘n Things’ ?
– ¡Hola, Jimmie! No. Nunca me entero de nada. ¡Cuéntame!
– ¡No me puedo creer que todavía no conozcas estas tiendas, Mike! Ahora trabajo allí y tengo que decirte que encontrarás todo lo que necesitas!
– ¡Vaya, Jimmie! Me tienes en ascuas.
– Te sorprenderás, Mike. ¿Verdad que siempre has tenido problemas para freírte unas salchichas o hacer palomitas en el microondas?
– Sí, Jimmie. Siempre me abraso la mano con las dichosas salchichas y el otro día ¡casi me salto un ojo con una palomita!
– ¡Pues tengo la solución a todos tus problemas, Mike!
– ¡¿Qué me estás contando, Jimmie?! ¿En serio?
– Claro, ¡tú necesitas comprar allí el Hot Dog Roller Grill y el Old Fashioned Hot Air Popcorn Maker!

– ¡Oh, Jimmie! Parece un sueño hecho realidad. ¡Esto es fantástico!
– Pues créetelo, Mike. Pero esto no acaba aquí. ¿Cuál es tu equipo favorito?
– ¡Los Bears, Jimmie! ¡Go Bears!
– ¡Entonces no podrás pasar sin este maravilloso abrebotellas musical con el himno de los Bears!
– ¡Fabuloso, Jimmie! ¡Los compraré inmediatamente!
– Y como además eres un vago, necesitas este ventilador de bolsillo que se activa al tacto, Mike.
– ¡Sorprendente, Jimmie! ¡Adiós a mis fatigas con los dichosos abanicos! ¡Lo quiero todo!

– Cálmate, Mike. Ya sabemos que estos productos son tan atractivos y genuinos que deseas comprarlos inmediatamente… Pero seguro que encontramos algo más que te ayuda en tu triste y miserable existencia.
– Oh, bueno… ¡Dudo mucho que me puedas ayudar más! pero si te soy sincero… nunca he sido capaz de hacer una bola de nieve… ¡Soy demasiado inútil!
– ¡Por supuesto que tiene solución, Mike! ¡Tú querrás el auténtico e inigualable ‘instant Snowball Maker’ de última generación!

– ¡OHHHH. Es justo lo que he necesitado durante toda mi vida! ¡Gracias, Jimmie!
– De nada, Mike. Ahora serás menos inútil y además, ¡harás el ridículo como nadie!
– ¡Cierto, Jimmie! ¡No sé cómo pagarte todo lo que estás haciendo por mí!
– Espero que con VISA…, eh… como te decía… Veamos… ¿cuáles son tus mayores defectos?
– Pues… Mike, nunca recuerdo cómo se llama mi hermana y ya sólo me quedan 2 dedos porque no se me da bien rallar zanahorias…
– ¿Sólo eso? Pues adivina, ¡también tiene solución! Necesitas el ‘Personal Digital Voice Recorder My Lil Reminder’ para dejarte mensajes a ti mismo y el impresionante y práctico anillo rallador, con el que podrás rallar zanahorias tranquilamente. Y de paso, le puedes regalar un Washing Bra Protector a tu hermana, para que pueda lavar y secar sus sujetadores sin que se le deformen. Así te perdonará por no recordar su nombre…

– Eh… sólo tiene 5 años pero seguro que le hace ilusión. Con el rallador anillo me has conquistado, Jimmie. ¡Me lo voy a llevar todo! !Parece mentira que existan todos estos artículos tan prácticos e imprescindibles.
– Como puedes comprobar, en nuestras tiendas sabemos perfectamente cuáles son las preocupaciones de la gente. Veamos… ¿Te gusta la bebida, Mike?
– ¡Claro, Jimmie!
– ¿Verdad que es un incordio tener que ir al bar a pedir un martini o un margarita…? ¿No sería romántico prepararle uno de estos cocktails a tu chica, Mike?
– Soy asexual, pero supongo que sí, Jimmie…
– ¿Qué me dirías si te dijera que podrías prepararlos tú mismo de forma rápida y cómoda?
– ¿En serio? ¿Cómo?
– ¡Con Margarator, your margarita & slash machine y con Professional Martini Maker!

– Eh… Suena impresionante, Jimmie. ¿Pero no son unas máquinas muy grandes?
– Pero son las más potentes y efectivas, Mike. Además, ¡te regalarán un auténtico JackLemo’s Power Juice!

– A primera vista parece un simple exprimidor con asa, Mike.
– ¡Veo que tienes buena vista! y por lo tanto… ¡es un auténtico exprimidor portátil! Podrás llevarlo a la oficina, a la playa, al parque. ¡Fantástico, eh?
– ¡Me has convencido, Jimmie! Además, lleva la palabra ‘Power’ en el nombre. Es indicio de calidad…
– Por supuesto, Mike. Calidad y garantía ante todo… ¿Cómo llevas la limpieza del polvo en casa?
– Bueno… Vivo en un iglú, así que no hay mucho polvo…
– En ese caso tengo justo lo que necesitas… La auténtica ‘Bisell Velocity Dual Cyclonic Upright Vacuum’, una aspiradora automática que lo absorve absolutamente todo.

– Ya… pero es que no me cabe en el armario, Jimmie.
– Entiendo… ¿Tienes mascota, Mike?
– Sí, un pingüino, Jimmie.
– Estupendo. Entonces… por el mismo precio te ofrezco esta impresionante ‘Bisell Spot Bot pet Handsfree compact deep cleaner’. ¡Limpiará cualquier suciedad de tu pingüino por ti!
– ¡Eso sí me interesa! ¡Me la quedo! Con ese nombre, seguro que hasta me plancha la ropa y me lava los platos…
– ¡Y también llamará al Pizza Hut por ti!. Por cierto, ¿Cómo andas de salud, Mike?
– Pues hoy he tosido dos veces, Jimmie.
– Um… eso es preocupante, pero estás en las manos adecuadas. ¡Adivina qué tengo para ti!
– ¿Un supositorio con música de los Bears?
– ¡Casi! ¡El asombroso ‘Venta-Sonic’! ¡Un humidificador digital ultrasónico con nano-silver tecnología que proporciona protección microbiológica con cámara de luz ultravioleta!

– ¡La hostia, Jimmie! ¡No sé qué carajo es, pero lo quiero!
– El fin de tus molestias alérgicas y sifilíticas, Mike. Justo lo que necesitabas. Además, si lo compras justo ahora, te regalaremos el nuevo y único ¡Turbo Massage Wilson Pilates!
– ¿Para qué sirve, Jimmie? ¿Funcionan como vibradores? Esa chica parece muy interesada en ellos…

– Sí, ella los usa a diario, de hecho. Se trata de un increíble masajeador automático, con lucecita hortera incorporada cuando lo activas, con el que podrás alcanzar cotas de relajación que nunca pensaste que existían.
– ¡¿Cómo he podido vivir hasta ahora sin conocerlo, Jimmie?!
– Porque eres un cateto, Mike. Pero ya ves que todo tiene solución.
– ¡No me cabe la menor duda, Jimmie!
– Y como me caes muy bien, Mike, te voy a regalar uno de estos productos tan fashion y cool.

– Parecen quesos de colores, ¿no, Jimmie?
– ¡Te equivocas, Mike! Se trata de los novedosos jabones hipoalergénicos con nutrientes naturales y aromas incorporados. Te regalaré uno con fragancia de té verde con pollo frito y otro con un suave aroma de miel y espinacas.
– ¡¡Gracias, Jimmie! ¡Me encanta el pollo frito! Con ‘Bed, Bath & Beyond’ y ‘Linens ‘n Things’, mi vida cambiará completamente.
– No lo dudes, Mike. No lo dudes.

h1

Happy St. Patrick’s day!

marzo 17, 2008

O también conocido como el día de vístete con todo lo que pilles que sea de color verde y sal a emborracharte.

Aunque St. Patrick day es el 17 de marzo, la gente lo festejó durante todo el fin de semana y el sábado se celebraron dos acontecimientos especiales en Chicago: tintaron el río de color verde y tuvieron dos desfiles; uno de ellos a través del Millenium Park (algún día escribiré un post hablando de Chicago y este parque).

Si algo impresiona de este día es la cantidad de gente que se puede llegar a observar por las calles. Creo que no veía a tantas personas desde el black friday… Desde primera hora de la mañana, la gente se acumula en las barandillas y en los puentes alrededor del río para observar y aclamar a las lanchas que se encargan de expandir el tinte.

Un dato curioso: Los barcos comenzaron a lanzar el tinte precisamente en la desembocadura con el lago. Esto es así debido a que la corriente del río discurre en sentido opuesto a la desembocadura. Decidieron invertirlo usando canales y esclusas por razones de sanidad. Hubo una época en la que el Chicago River se llamaba ‘the stinking river’ (Gracias, Mikel).

Al final adquirió un color verdoso bastante decente.

La cabalgata, en cambio, nos resultó un tanto aburrida. La dinámica se reducía a repetir carrozas o coches verdes publicitando negocios particulares o trabajadores de un determinado gremio con desfiles de colegialas animadoras (nada que ver con las cheerleaders de los bulls) y orquestas infantiles. El problema es que había una gran distancia entre las carrozas y los desfiles y le faltó un poco de ambientación musical.

Algunos datos que destacar:

La gente de las carrozas no lanzaba ni caramelos ni collares (imaginaos si golpearan en la cabeza a algún niño, la de denuncias que habría…). ¡Sólo sonreían y saludaban con la mano!

De vez en cuando pasaban bandas de gaiteros, supuestamente irlandeses, que le daban más vidilla a la cabalgata. Sin embargo, por alguna extraña razón (quizá pasaban frío debajo del kilt…) desfilaban casi corriendo.

Casi todos los policías vigilaban en caballo. Lo gracioso era observar a los cochecitos recoge basuras detrás de todos los caballos, para que no apestaran el ambiente. Otro espectáculo que nos mantuvo entretenidos fueron los muñeco-globo gigantes, observando cómo los maniobraban para que no se quedaran bloqueados en los semáforos. Atención al pedazo de mongui del leprechaun…

En cuanto a las carrozas, todas eran auténticas horteradas motorizadas, decoradas con tréboles, banderas irlandesas o casitas de cuento verdes. Las más vitoreadas fueron la de la salchicha gigante Oscar Mayer, el carrito gigante Jewel y la carroza de Guinness.

En cambio, la carroza McDonalds, con payaso incluido, no obtuvo apenas ovación…

Por cierto, le dimos la mano a un tío que pensamos que es el gobernador de Illinois. Nosotros creemos que llevaba peluquín…

No terminamos de ver todo el desfile y pasamos directamente a la acción, haciendo honor al santo más borracho del calendario.

¡Feliz día de San Patricio!

h1

California, here we go!

marzo 11, 2008

Huyendo del frío y de la nieve, volé a San Diego para visitar al gran Jeff.

San Diego: Naturaleza, sol, playa y ¡mucha influencia mexicana! El casco histórico está repleto de caseríos mexicanos reconvertidos en restaurantes. Sin embargo, lo que realmente me impresionó de esta ciudad fue su costa.

Fuimos a Black Beach, una playa escondida a la que se accede bajando por una ladera bastante escarpada. Aunque casi me mato, el esfuerzo valió la pena. Se trata de una playa preciosa, casi virgen, visitada sólo por surfistas temerarios. Además, por fin pude observar el Océano Pacífico.

Otra playa preciosa es La Jolla (sí, con ll). Se trata de una reserva natural en la costa donde conviven pelícanos, gaviotas, focas, mejillones e incluso tiburones. Lo mejor, poder observar tan cerca cómo jugueteaban las focas.

Fuimos al parque de animales salvajes de San Diego, seguramente el más grande de USA. Dejando a un lado los animales enjaulados que tiene cualquier zoológico, la atracción estrella del parque es el safari de animales africanos. Entre otros, vimos rinocerontes, jirafas, búfalos, cebras o antílopes.

Sin embargo, mis favoritos siguen siendo los leones.

Tomamos la interstatal 5 y nos dirigimos rumbo norte, dejando atrás Los Ángeles, hasta llegar a Hollywood.

Después de hacernos la foto típica con el letrero gigante, paseamos por Hollywood Boulevard. Esta avenida está repleta de teatros, museos, tiendas de recuerdos (que vendían mapas con la localización de las casas de los famosos), y en ella se encuentra también el Kodak Theatre, donde se celebra la gala de los Óscars.

Lógicamente, te encuentras a personajes tan dispares como Mickey Mouse, Michael Jackson, Jack Sparrow, Batman, Catwoman o al villano por excelencia:

Otro aliciente es ir andando leyendo los nombres de las estrellas del pavimento. Encontramos la de Alfred Hitchcock dos veces. También nos sorprendimos al encontrar la estrella de Britney Spears o de las gemelas Olsen, al lado de Antonio Banderas.

Delante del teatro chino se hallan las famosas huellas de los famosos. Un poco de todo: Desde los elencos de Harry Potter o Star Trek hasta las ridículas manos de Steven Seagal. Algunos añadían una frase. En la de Robin Williams se podía leer ‘Carpe Diem’; en la de Bruce Willis ‘Yippee ki yai! o ‘I’ll be back’ en la de Schwarzenegger. Nota para Perla: En la de Johnny Depp sólo aparecía sus marcas y una firma. Por cierto, comparad el tamaño de la mano de Arnie con la de Bruce abajo:

Encontramos este mural en una calle lateral, bastante escondido. A ver cuánto tardáis en localizar a Woody Allen 🙂

Proseguimos el viaje hasta Venice Beach. Casi no podíamos avanzar por su paseo, entre la multitud de gente y los puestos de amuletos, tatuajes y caricaturas. Para adentrarse en la playa, había que atravesar además el carril inundado de ciclistas y patinadores. Una explanada gigante de arena nos separaba todavía de la orilla. Quizá sea la playa más extensa (y limpia, sorprendentemente) que he podido encontrar en mi vida.

Continuamos por la orilla hasta alcanzar la playa vecina, Santa Mónica. Esta es la que aparece en ‘Los vigilantes de la playa’. Después de haberme tragado tantos episodios de Pamela Anderson en mi infancia, la imagen del puesto de vigilancia no resulta nada novedosa 🙂

California, gran estado, y mejor clima. Como le dije a Jeff: ¡No quiero regresar al frío de Chicago!
h1

Warning! Warning!

marzo 6, 2008
Hoy comentaré, con ayuda de algunos carteles y avisos que he encontrado, lo estrictas y exageradas que resultan algunas advertencias estadounidenses.

1. Te avisan de que te multarán y te enviarán a la carcel si golpeas a un trabajador. Suponemos que es una medida efectiva para controlar esa necesidad irreflenable que sentimos todos los transeúntes de causar dolor a los obreros que lanzan piropos a las féminas.

2. Odian a los patinadores. Si quieres patinar, vete a la orilla del lago, porque todas las plazas están inundadas con estos carteles:

De acuerdo con esas restricciones… podría ir con un monociclo o con unos zancos, ¿no? No estaría violando ninguna de las prohibiciones…

3. El que rompe, paga. Y si no lo sabías, hay cientos de cartelitos recordándotelo.

4. Están obsesionados con la seguridad de los niños. Algunos ejemplos:

Si ves a la típica abuelilla entrañable sonriendo a tu bebé en el autobús, ¡huye de ella! ¡Podría matar a tu bebé si lo agita!

Ningún objeto es seguro si un niño ronda cerca. Incluso unas miserables persianas se pueden convertir en la peor de tus pesadillas.

Atención: ‘Estrangularse’ aparece con mayúsculas dos veces y deja bien claro que hay que reorganizar todo el mobiliario de la casa, alejando todos los muebles de los endemoniados cordelitos de las persianas. Tu bebé podría tener un máster en nudos marineros y ahorcarse. Dichosos cordelitos…

5. También parece que están alarmados por la presencia de ratas en las calles. Sin embargo, yo lo único que he visto son ardillas…

También te sancionan económicante si no limpias las heces de tu perro. ¿Cómo distinguen si tienes que pagar $50 o $500? ¿Por el tamaño de las deposiciones?

6. Siguen rigurosamente la ley de revisión de IDs para consumir alcohol dentro de bares y discotecas. Ya se ha vuelto una costumbre enseñar mi fecha de nacimiento al guarda de turno… Otra normativa que impresiona son las sanciones por consumir alcohol en la calle. Te pueden enchironar 6 meses en prisión (Una cantidad ridícula comparada con los 14 años por golpear a un trabajador). Por esta razón los estudiantes estadounidenses lo flipan cuando hacen botellón en Granada. 😀

7. Te recomiendan encarecidamente que contrates un plan de emergencia para el próximo cataclismo mundial. Esto seguramente sea por la inminente invasión raticida si ocurriera una huelga de basureros… ¿Qué hacemos todos sin nuestro emergency plan?

8. Advierten sobre normas de conducta que solemos ignorar normalmente. Por ejemplo, te avisan de que lanzándote a las vías del tren puedes electrocutarte y ser arrollado violentamente o que no camines delante del autobús cuando bajes porque te pueden atropellar. ¿Qué sería de nosotros sin estas indicaciones tan prácticas?

Parece que el desencadenante de tantas medidas de precaución exageradas y advertencias ridículas fue un juicio famoso contra McDonalds. Una mujer se achicharró la pierna al derramarse el café que había comprado (de temperatura infernal, como todos los americanos) mientras estaba sentada en su coche, y se produjo quemaduras de segundo grado. Puesto que en su vaso no estaba indicada la advertencia típica de ‘extremely hot’, denunció a McDonalds y ganó una buena suma.

El grado de demandas es bastante elevado. Siempre buscan cualquier oportunidad para colar alguna basándose en la ausencia de precauciones o indicaciones. Esta es la razón, en mi opinión, por la que todo aparece exageradamente detallado y advertido.
Por ejemplo, si me tuerzo el tobillo, podría afirmar que fue debido a una caída bajando las escaleras de mi casa, que no tienen colocada barandilla. Así, el landlord Jim sería culpable por no haber proporcionado las condiciones de seguridad mínimas…

Uhm… Interesante…

h1

Parties

marzo 2, 2008

Ya iba siendo hora de que hablara de nuestras fiestas y de paso subiera fotos de la peña. Aunque hemos celebrado alguna que otra cena pequeña, los dos principales eventos que tengo que destacar son la paella dinner y la leap party.

La primera de ellas generó bastante expectacion. Queríamos pasar de la tortilla de patatas e impresionar con una receta española más elaborada, así que compramos una paellera, un paquete de arroz de dimensiones galácticas, carne para alimentar a un regimiento y algunas verduras. Tengo que aclarar que me mantuve bastante escéptico con esta iniciativa, teniendo en cuenta que ninguno de los españoles habíamos preparado una paella antes…

En cualquier caso, lo bueno de invitar a un koreano, un jamaicano, un kazajo, un indio, un costarricense, un portorriqueño, una turca y a una brasileña a comer paella (podéis intentar adivinad quién es quién en las fotos), es que si se te quema el arroz y la paella sabe horrorosa, no se darán cuenta. Es más, te dirán que está deliciosa, ya que nunca antes la han probado. Sin embargo, nuestra moral culinaria nos impidió continuar con tal herejía gástrica, así que la solución pasó por acercarse al Bacci’s pizza y comprar una jumbo pizza para salvar la cena.

El resto de la noche lo pasamos jugando al ‘I’ve never’ (donde siempre se descubren hechos insólitos) y a un juego de beber alcohol por equipos: ‘flip the glass’. Aunque todos hemos jugado a miles de juegos de este tipo, este es muy típico aquí. Consiste en voltear el vaso con un toque desde el filo de la mesa, de forma que caiga boca abajo sobre ella (viendo la foto se comprenderá mejor) para que tu compañero pueda seguir bebiendo. Lo he jugado en casi todas las fiestas a las que hemos ido y les entusiasma.

La otra fiesta, leap party, fue una idea de Heather y su prima Kathy. Una fiesta en casa para celebrar el 29 de febrero; ese día tan tímido que sólo disfrutamos cada 4 años. Lo cierto es que los tres españoles nos preocupamos en principio, porque en la invitación digital que enviaron, ¡habían confirmado unas 50 personas! y nosotros también pensábamos invitar a más gente… ¿De verdad podía caber tanta gente en nuestro salón? Como pudimos comprobar, la respuesta fue afirmativa. Olvidábamos los horarios de llegada que aplicaría cada grupo:
La fiesta comenzaba a las 6… Los americanos siguieron su protocolo festivo a la perfección: hicieron acto de aparición los primeros, llegaron alrededor de las 6:30-7, estuvieron de 1 a 3 horas reglamentarias y luego se esfumaron. Después llegó la tropa internacional, nuestros amigos koreanos, japoneses y brasileños, sobre las 9-10, aguantando hasta las 2. Finalmente, los españoles, colombianos y mejicanos aparecieron a las 11-12, aguantando hasta el final, sobre las 4. Algunas cosas nunca cambian 😀

Lo de los americanos resulta interesante. Después de asistir a unas cuantas fiestas, he terminado comprobando que para ellos, lo normal es que termine a las 10. Es comprensible teniendo en cuenta que las discotecas cierran a las 3-4, aunque también tengo que comentar que muchos se pasan apenas media hora para hacer el paripé y quedar bien. Otros colaboran trayendo snacks o botellas de vino, pero cuando se marchan, ¡también se los llevan!

Por otro lado, tengo que señalar (con permiso de Heather), la diferencia tan abismal que se observa cuando se les ve en una fiesta casera y luego te los encuentras en una discoteca. ¡Se desmelenan a saco! De esto hablaré mejor en otro post, porque es realmente curioso.

Sobre la leap party… quedamos bastante satisfechos. No faltó el alcohol, entre el barril de Miller que compramos y las birras que la gente traía, y la selección musical gustó. Además, siguiendo la propuesta de Heather, puse el karaoke un rato y acertamos. Está comprobado: Si quieres animar a los estadounidenses, nada mejor que elegir alguna de Grease, de Michael Jackson o el ‘Eye of the tiger’. Se revolucionan.

Por cierto, aprovecho para colocar una foto de los roomies (creo que todavía no había puesto ninguna…): Un servidor, Candy, Gina (akas Caramelito) y Heather (akas Galletita). Aclaración: Heather tiene los ojos más claros, pero no siempre se consigue arreglar el problema de los ojos rojos como uno desea…

Nos encantan las fiestas, especialmente cuando no estás en el lado de los anfitriones… La limpieza del día siguiente nos resultó realmente una odisea; sobre todo porque nos quedábamos literalmente pegados al suelo del salón. Encontramos un botellín atrancado en el retrete, papel higiénico y salsa barbacoa pegados a la pared y el usb y la cámara de Candy en el congelador. Vaciamos todos los botellines abiertos y vasos con contenido sospechoso en un caldero, para comprobar que el resultado era un mejunje espumoso de color gris. Fascinante.

En fin, ¿Para cuándo la siguiente fiesta?